jump to navigation

web por la vida


26 Abril 2013

ha | Gemma Collins habla de sus autolesiones tras el aborto

17:55 | SPA | Escribe un comentario

Las mujeres que han abortado sufren un 81 por ciento más de problemas mentales

El 10 por ciento de las enfermedades mentales están directamente relacionadas con el aborto

I. FERNÁNDEZ

Collins ha reconocido a diversos medios de comunicación, esta semana, que el síndrome post aborto que sufre desde hace 12 años la ha conducido a la autodestrucción.

REDACCIÓN HO.- Abortó a su hijo de tres meses de gestación, cuando ella tenía 20 años, porque así se lo aconsejaron tres médicos, pues había estado tomando medicamentos sin saber que estaba embarazada. En concreto, según ha explicado al periódico The Sun, había seguido tomando pastillas anticonceptivas, también un antibiótico y un medicamento para las nauseas.

Tras el aborto empezó a autolesionarse y a atiborrarse de comida

Pero después del aborto, según relata a la revista Now, sin saber por qué, empezó a sentir una culpa y desesperación total que la condujo a autolesionarse, practicándose cortes en su cuerpo, y a darse atracones de comida, que hicieron que en menos de un año pasara de una talla 10, del Reino Unido, a una 18.

¿Qué pasa si ahora no puedo tener un bebé?

La presentadora, que ahora tiene 32 años, explica que le preocupa mucho un aborto involuntario que tuvo en la noche de los Premios Nacionales de la Televisión Británica, y según ha contado a The Mirror, se siente culpable: “¿Qué pasa si no puedo tener un bebé ahora?”. Collins añade que siente el reciente aborto involuntario como si fuera un castigo divino por el aborto provocado de su primer hijo.

La Revista Británica de Psiquiatría da cifras del síndrome post aborto

Pero Gemma no es la única que sufre el síndrome post aborto, según recuerda LifeNews, un macro análisis que comprende veintidós estudios a 877.181 mujeres durante un periodo de 14 años, publicado en 2011 en el British Journal of Psychiatry, reveló que las mujeres que se habían sometido a un aborto provocado experimentan un 81 por ciento más de problemas de salud mental y el abuso de sustancias y las conductas suicidas son más probables después de un aborto.

El Real Colegio de Psiquiatras del Reino Unido también dio la voz de alarma

El estudio también reveló que casi el 10 por ciento de todos los problemas de salud mental son directamente atribuibles al aborto. El Real Colegio de Psiquiatras del Reino Unido advirtió en 2008 que las mujeres deben ser aconsejadas sobre todos estos peligros antes de ir a abortar.


24 Abril 2013

ha | La Casa para Gestantes de La Guía, Asturias, acoge a gestantes en apuros

18:18 | General | Hay un 1 comentario

Hace 22 días, Marissa Montoya (colombiana, 36 años) estaba profundamente dormida, como acostumbra, cuando unos golpes en la puerta de su habitación la despertaron en mitad de la noche al grito de «¡Madre, que estamos de parto!». Y, a partir de ese momento comenzó un trajín de preparativos, monjas y nervios que concluyó cinco horas después con una joven y su hijo recién nacido en el Hospital de Cabueñes. Un bebé que hoy es el benjamín de la Casa de Acogida para Madres Gestantes de La Guía. El primero que «nace» entre sus muros.

Marissa Montoya es la superiora de la Casa, un torbellino de mujer «enormemente feliz» al frente de este proyecto que tiene tres meses de vida junto con otras dos religiosas de la congregación Madres de los Desamparados y San José de la Montaña, a las que se suman las que dirigen el Colegio Virgen Reina. Tres monjas (colombiana, chilena y gijonesa) que llevan tres meses empeñadas en «ser madres para las madres» gracias a las catorce plazas de una vivienda recién construida y «con las puertas abiertas de par en par a cualquier joven embarazada con dificultades para que pueda sacar adelante su embarazo».

Durante ese tiempo han acogido a cinco mujeres. Algunas con hijos y otras a pocas semanas de dar a luz. De otros países y asturianas, pero con una característica común: «No tienen trabajo ni recursos para enfrentarse al mercado laboral. Sus situaciones son muy difíciles».

Una de ellas es Sonia -nombre ficticio-, que llegó a La Guía por consejo de una asociación pro vida y que, pese a que sus padres viven muy cerca de Gijón, no pueden hacerse cargo ni de ella ni del bebé. Porque, apenas rebasada la veintena, tiene un pequeño de diez meses «que se ha convertido en la alegría de la casa» una vez que los dos han conseguido sentirse en ella «como en una familia». Aunque, en un primer momento, reconoce la joven, lo de ir a «una casa con monjas» no le sonó nada bien. «Hasta que las conocí. Entonces ya sí».Lo que Sonia encontró en la Casa de La Guía son espacios amplios y luminosos, un huerto con gallinas y un pequeño invernadero, orden y limpieza. Pero, sobre todo, un lugar en el que «las tareas se comparten y una llega donde no llegan las otras» y en las que las tres monjas-madres se esfuerzan «porque las chicas encuentren la estabilidad para poder enfrentarse a un mundo que es duro» por más que el lema personal de la superiora sea «no hacer problema donde no lo hay».

«Necesitamos de todo»Para conseguirlo, organizan talleres en los que cuentan con la colaboración de muchos. «Hay psicólogas y educadoras sociales con una calidad humana enorme que vienen gratis como voluntarias. Y nos han donado de todo, desde juguetes a un armario, porque necesitamos de todo, desde mamparas para garantizar la privacidad de las chicas a visillos o un seto, así que podemos decir que a solidaridad de los gijoneses es increíble, pero, aún así, necesitamos socios para seguir adelante con este proyecto», defiende Marissa Montoya, de profesión maestra, que agradece también la sensibilidad del arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, con el plan de las religiosas.Son la forma de garantizar unos ingresos fijos, «aunque la aportación sea pequeña, porque un poquito y otro poquito hacen un muchos». «Porque no son nuestros hijos, pero como si lo fueran. De todos».

Leído en El Comercio


23 Abril 2013

ha | Los riesgos de ser rescatadora

23:40 | General | Escribe un comentario

¿Denuncias, multas, cárcel? Margarita no se arredra, hay que de salvar a los niños