jump to navigation

web por la vida


11 Septiembre 2012

ha | Intenta suicidarse dos veces tras un aborto provocado

22:41 | Aborto, SPA | Escribe un comentario

El abortorio de Taraconte no la informó del síndrome post-aborto e incluso la psicóloga del centro le recomendó no leer el documento de consentimiento. Le ha ocasionado una discapacidad permanente.

REDACCIÓN HO / Infocatólica.- La web www.abogadoscristianos.es ha informado este lunes del caso de una mujer que realizó dos intentos de suicidio y sufrió una discapacidad permanente después de abortar en una clínica de Tenerife. La mujer, que acudió a la clínica abortista de Tacoronte, no fue informada de las secuelas que iba a sufrir tras el aborto. La Asociación de Abogados Cristianos va a pedir la investigación de los hechos y la suspensión cautelar del concierto y la financiación pública que recibe la clínica.

La tinerfeña DGY acudió en mayo de 2011 al centro abortista del Dr. Juan Reyes de Tacoronte, varios meses después de haber sido aprobada la “Ley Aído” del aborto. Según la mujer, unos minutos antes de practicarle el aborto por absorción, le atendió una psicóloga de la clínica que le dio a firmar un documento de consentimiento recomendándole en dos ocasiones que no lo leyese. Unas semanas después del aborto, la madre comenzó a sufrir lo que se conoce como síndrome de estrés post-traumático del aborto, teniendo graves crisis de ansiedad y otros síntomas como los de oír llantos de bebés o tener frecuentes pesadillas con el aborto.

Entre estas graves secuelas psíquicas se encuentran dos intentos de suicidio, varios ingresos hospitalarios y necesidad de tratamiento psicológico. El síndrome post-aborto sufrido ha derivado en una incapacidad del 33% de por vida.

Según la mujer la clínica incurrió presuntamente en graves infracciones por no haberla informado conforme a lo dispuesto a la ley ni en lo referente a plazos de reflexión, ni en las secuelas que conlleva el aborto provocado, ni en ofrecer otras posibles alternativas al aborto.

Ante la gravedad de este caso, la Asociación de Abogados Cristianos va a solicitar una entrevista con la Consejera de Sanidad, Brígida Mendoza, para que investigue los hechos y suspendan cautelarmente el concierto y la financiación pública que la clínica de Taraconte está recibiendo en la actualidad del Servicio Canario de Salud.

Esta misma asociación anima a las mujeres que se encuentren en una situación similar a que lo denuncien ante la opinión pública y ante la justicia para que cesen estas prácticas tan lesivas para las mujeres.

No es la primera vez que ocurre algo así, como informa Hispanidad.com que también recoge la noticia dada a conocer por Abogados Cristianos. Los graves trastornos psicológicos en mujeres que han abortado son frecuentes, según algunas investigaciones. Por eso, en algunos países se está debatiendo el que las madres oigan el latido de su bebé antes de someterse a un aborto. En España, tal propuesta la realizó el presidente de las Cortes Valencianas, Juan Cotino.

Las mujeres que sufren el trauma del aborto encuentran ayuda en organizaciones como Proyecto Raquelque hacen que la sanación sea posible. También existe el Proyecto Josef para los hombres víctimas del aborto.

El próximo siete de octubre tendrá lugar en España la próxima gran manifestación por el Derecho a Vivir, con el lema Aborto Cero.


5 Septiembre 2012

ha | Ningún aborto es seguro para el ser humano que se mata y tampoco para la madre

14:04 | Aborto | Escribe un comentario

“Tampoco ningún aborto (ni siquiera cuando está legalizado) es seguro para la mujer”: Ginecólogos DAV responde al estudio que alimenta la ideología abortista afirmando que “matronas y las enfermeras pueden realizar abortos con la misma seguridad que un médico”.

REDACCIÓN HO.-  Diversos medios informativos se hacían eco ayer de un despacho de la agencia Europa Press en la que se informaba de un estudio publicado en la revista International Journal of Obstetrics and Gynaecology,  que concluía que “las matronas y las enfermeras pueden realizar abortos con la misma seguridad que un médico”.  El Dr. Esteban Rodríguez, presidente de la Comisión Deontológica de Ginecólogos por el Derecho a Vivir, en respuesta a la solicitud de esta redacción y desde los criterios que ofrece la Ciencia, pone los puntos sobre las íes es este magnífico artículo que publicamos íntegro a continuación:

Europa Press se hacía eco de una noticia que tomaba como base un estudio de la Universidad de Nuevo México (Estados Unidos) publicado en la revista ‘International Journal of Obstetrics and Gynaecology’ que concluía que  ”las matronas y las enfermeras pueden realizar abortos con la misma seguridad que un médico”.

Se trata de un estudio retrospectivo en el que analizan los historiales médicos de  los abortos de 9000 mujeres realizados en el primer trimestre comparando las tasas de complicaciones y efectos adversos inmediatos. En este estudio no se han analizado la afectación de la salud mental de las mujeres a las que le practicaron los abortos  ni las consecuencias para futuros embarazos.

No obstante la limitación del estudio para poder hablar de seguridad para la mujer a largo plazo, la autora principal del estudio reconoce implícitamente que, aunque realizados en un ambiente sanitario, los riesgos para la mujer y las complicaciones del aborto siguen estando presentes. En declaraciones recogidas por Europa Press decía “que en estudios realizados en clínicas y hospitales de Asia, África y Estados Unidos, los procedimientos a cargo de enfermeras, parteras y médicos compartieron tasas similares de abortos incompletos, determinación errónea de la edad fetal y complicaciones como hemorragias y lesiones uterinas”.

Podríamos entender pues que el aborto intencionado sigue siendo igual de inseguro con independencia de que lo practique un licenciado en medicina o un diplomado en enfermería y que eso no va a afectar a la reducción de las lesiones uterinas, las hemorragias maternas o la persistencia de restos. Ciertamente esos tres son los riesgos inmediatos que más afectan a la salud de la mujer durante un aborto; las lesiones uterinas pueden dejar secuelas en futuros embarazos, las hemorragias son una importante causa de muerte materna en todo el mundo y cuando la evacuación del feto viviente es incompleta es causa de importantes infecciones como la endometritis. En no pocas ocasiones la propia vida de la mujer es puesta en riesgo por un procedimiento que carece de indicación médica y a veces la solución de la complicación pasa por extirpar el útero de la mujer quedando incapacitada para volver a tener hijos.

Esta noticia realmente no aporta ningún dato novedoso. En efecto, provocar un aborto no requiere de especiales habilidades técnicas, no hay ningún arte en ello, el método es simple: basta con profanar el útero de una mujer con un instrumento y practicar una extracción forzosa de su contenido con una u otra técnica. Curanderos sin título los han estado practicando lucrosamente sin necesidad de preparación alguna. Realmente para ello no se necesitan demasiados conocimientos médicos, por supuesto no es necesario estudiar una carrera de 6 años más 4 de especialidad. Ni siquiera es necesario estudiar los tres años que requiere una enfermera o los dos que necesita un a matrona para aprender a manejar y asistir un parto. Cualquier residente de ginecología es capaz de realizar con seguridad legrados por aborto espontáneo tras haber visto como se realizan tres o cuatro y haber practicado bajo tutela otros tantos; en su primer mes de residencia ya están capacitados para ello. Esto lo puede aprender cualquiera, no hay ningún mérito en ello, no es mucho más complicado que enseñar a un niño a disparar una ametralladora.

Pero en cualquier caso, esta noticia hay que tenerla en cuenta sin perder de vista el objetivo ideológico que  inspira a los autores del estudio para propagar el aborto intencionado como servicio sanitario público. La agenda prochoice (proelección) siempre ha utilizado la estrategia de “vender” la necesidad de practicar abortos “seguros” (safe abortion) para exigir primero su legalización y después su prestación como servicio público más o menos gratuito. Convirtiendo en sinónimos la legalidad y la seguridad, han tratado de hacer creer que el aborto seguro sería- por arte de magia- aquel que es legal y que ello era necesario para disminuir la mortalidad materna en todo el mundo. Para ello, como confesaba Bernad Nathanson, siempre han mentido sobre las cifras de abortos clandestinos, que muchas veces eran practicados ilegalmente pero por personal cualificado o experto.

Sin embargo, lo cierto es que ningún aborto ( ni siquiera cuando está legalizado) es seguro para la mujer; los riesgos tanto a corto como a largo plazo para la salud reproductiva y para su salud mental están epidemiológicamente contrastados. Tanto es así que el  Dr. Elard Koch, epidemiólogo, en un estudio publicado en la revista científica Plos ONE demostraba que el status legal del aborto no tenia ningún impacto en la reducción de las cifras de mortalidad materna. La investigación reveló que Chile, un país en el que la vida de toda persona en gestación goza de protección legal y está prohibido cualquier tipo de aborto, es un paradigma en salud materna a nivel mundial, pues la tasa de mortalidad materna disminuyó en un 93,8 % entre 1957 y 2007 estando dos puntos por debajo de Estados Unidas y siendo el país americano, tras Canadá, con menores tasas de mortalidad materna.

Por último, lo que resulta evidente y lo que no están dispuestos a considerar los cerriles defensores de la ideología pro elección y del aborto seguro a pesar de lo que demuestra la ciencia experimental  es que ningún aborto podrá nunca ser seguro para la persona en gestación que resulta destruida por el procedimiento, lo practique quien lo practique ya sea en un apartamento o en un hospital de última generación.

Esteban Rodríguez Martín.

Ginecólogos DAV


4 Septiembre 2012

ha | Nicolás Jouve: el embrión y el feto son las primeras etapas de una vida humana

10:10 | General | Escribe un comentario

“Si la ciencia les está diciendo que el embrión y el feto son las primeras etapas de una vida humana su obligación es legislar de acuerdo con esta verdad científica irrebatible y cualquier ley que la ignore carecerá de legitimidad”. Nicolás Jouve es catedrático de genética de la Universidad de Alcalá de Henares, presidente de CíViCa y promotor del Manifiesto de Madrid que reunió a numerosísimos científicos en apoyo de la evidencia demostrada de que la vida humana empieza en el momento de la concepción: “Suelo decir que la ideología empieza donde termina la verdad.”

- D. Nicolás, la evidencia científica es clara: la vida humana y de todas las especies animales superiores con reproducción sexual, empieza en la fecundación cuando se unen las dos cargas genéticas de los gametos de los padres dando origen a un nuevo ser diferente con un ADN único y original que no podrá ser repetido nunca más. ¿Por qué la Ciencia lo tiene tan claro y no así los ideólogos que defienden el aborto humano?

Nicolás Jouve: En efecto la ciencia, a través de la Biología Celular, la Embriología y la Genética aportan las evidencias del inicio y el trascurso de las primeras etapas del desarrollo de una nueva vida, que en los organismos superiores pluricelulares tiene su primera manifestación en la célula resultante de la fusión de los gametos, el cigoto. En esta célula, tras la fusión de los núcleos gaméticos, existe la información genética sobre los caracteres y el programa del desarrollo del nuevo individuo. De este modo el cigoto es la primera realidad corporal del nuevo ser y la información genética que encierra se irá revelando a medida que trascurra el desarrollo que básicamente implica tres hechos: “crecimiento corporal”, debido a la división celular conservando cada célula resultante una copia de la información genética del cigoto; “diferenciación celular”, debido a la expresión genética diferencial de genes en los linajes celulares que se van produciendo a lo largo del desarrollo embrionario y fetal (histogénesis); y “organogénesis” que marca el comienzo de la etapa fetal, hacia la octava semana del desarrollo, y que determina la continuación del desarrollo y la formación de todos los órganos vitales del nuevo ser.

Es importante señalar que todo este transcurso sucede en continuidadNo hay etapas que delimiten un antes y un después respecto al ser en crecimiento y formación… y por tanto, que el inicio de la vida, con la información genética propia y determinante del desarrollo ya estaba en el cigoto.

Respecto a por qué se desoye esta realidad no hay respuesta con base científica… Es una cuestión de carácter ideológico que solo puede obedecer a un no querer saber la verdad por algún tipo de interés… Los intereses en este caso son claros. Suelo decir que la ideología empieza donde termina la verdad… y si se ignora la realidad de las cosas se puede llegar a pensar que la vida de un ser humano carece de importancia y que la podemos utilizar, manipular o eliminar…

- ¿Que son las secuencias Alu y cómo caracterizan al ser humano?

NJLas secuencia Alu corresponden a un tipo de fragmentos del ADN específicamente humano, que tenemos todos en nuestro genoma. De este modo permiten distinguir cuándo una muestra de ADN es de origen humano y cuando no lo es. Tienen utilidad en medicina forense. Sustancialmente son fragmentos de varios cientos de bases nucleotídicas no codificantes que se repiten de manera dispersa e invaden todo el genoma… Lo que interesa conocer es que estas secuencias están, junto con el resto de las secuencias del ADN humano (y nuestros aproximadamente 21.000 genes) en la célula inicial, el cigoto y se conservan en todas y cada una de las células de todo ser humano… Un cigoto, un embrión y un feto humano tienen secuencias Alu por lo que decimos que pertenecen a un ser humano y constituyen distintas etapas del desarrollo de un ser humano.

Las ideas eugenésicas han sido sembradas, cosechadas y ya están dando un fruto perverso en España desde que se aprobó la primera ley del aborto. ¿Qué subyace en la eugenesia?

NJ: La eugenesia es una corriente que tiene por base la pretendida diferencia entre seres humanos por razón de sus caracteres, muchas veces equivocadamente atribuidos a los genes. Trae como consecuencia la diferente cualificación como mejores o peores, inferiores o superiores, deseables o indeseables, dignos o indignos de vivir, etc. Sus diferentes manifestaciones han dado origen a numerosas corrientes degradantes para la historia de la humanidad: esclavitud, racismo, nacismo, etc. La cuestión tuvo una etapa errática a principios del siglo XX, con la llamada “eugenesia social”, cuando cualquier diferencia entre seres humanos se atribuía sin evidencia científica a los genes… Un ser humano es mucho más que sus genes. Del mismo modo en la actualidad se pretende calificar a los seres humanos de acuerdo con sus genes: “buenos” o “malos”. Como consecuencia se está conduciendo a una “selección” por causas genéticas… en contradicción con los principios generales de los Derechos Humanos y de cualquier código moral que considere al hombre digno por sí mismo.

La “nueva eugenesia” o “neoeugenesia” que se trata de imponer en el comienzo del siglo XXI, tiene su manifestación actual en la “selección de embriones” procedentes de la fecundación “in vitro”, para lo que se analizan muestras del ADN de los diversos embriones generados y se desestiman los que “no ofrecen garantías” de estar exentos de un determinado gen causante de una patología… Del mismo modo, se practica eugenesia en la etapa fetal tras la realización de las pruebas de ADN en células del feto o se estudia el cariotipo para detectar la presencia de cromosomopatías… con la invitación final al aborto en caso de un resultado positivo. Este mundo del “diagnóstico genético preimplantatorio o prenatal” es el que se ofrece hoy en contra de la dignidad del ser humano. Alguien lo califica acertadamente de un “diagnóstico genético premortal”.

Nunca se ha escuchado la evidencia científica en la redacción de las leyes abortistas en España. ¿Se escuchará ahora la voz clara de la Ciencia?

NJ: Si no fuese así, seguiríamos diciendo que las leyes que se promulguen serán legales, pero carecerían de legitimidad. El derecho a la vida es la primera de todas nuestras obligaciones y esto lo saben los legisladores… Si la ciencia les está diciendo que el embrión y el feto son las primeras etapas de una vida humana su obligación es legislar de acuerdo con esta verdad científica irrebatible y cualquier ley que la ignore carecerá de legitimidad. Las leyes que permiten la selección de embriones y el aborto agreden directamente al derecho a la vida, primero y fundamental de todos los derechos.

¿Nos podría advertir de qué otros frutos procedentes de la cultura del aborto están penetrando y afectando sobremanera a nuestra sociedad sin que nos demos cuenta?

NJ: La cultura del aborto conduce a una evidente falta de sensibilidad hacia el valor y la consideración de la dignidad de la vida humana. Por ello, tras legalizar un asesinato en fase de desarrollo, que no es otra cosa el aborto, cabe pensar que está aceptándose que no todo ser humano es digno de vivir su vida. Con ello, se justifica la eugenesia y se promueve la idea de que hay seres más o menos dignos de vivir… entre otras por la simple razón de un embarazo no previsto o no deseado… Esto a su vez conduce a la descalificación de las personas adultas por razones de salud física o mental. En su conjunto el efecto negativo para la sociedad es el endurecimiento en la forma de ver a la persona humana y no valorarla por sí misma, sino por sus circunstancias, lo cual a su vez está conduciendo a justificar la eutanasia y el suicidio asistido… Las consecuencias de todo esto constituyen una crisis del valor de la vida, de la persona y de la familia…Afortunadamente hoy apreciamos un cambio de tendencia en las altas instituciones europeas(sentencia del 18 de octubre de 2011 del Tribunal de Justicia Europeo en contra de la utilización de los embriones para patentes; decisión de Febrero de 2012 del Parlamento europeo en contra de la eutanasia, etc.) y una decidida tendencia a favor de la vida en la sociedades más desarrolladas, con claros signos de respeto a la vida en los EE.UU y en Europa.


3 Septiembre 2012

ha | Tres mujeres a juicio por ofrecer a otras mujeres salidas al aborto

23:39 | Aborto | Escribe un comentario

Mª José, Margarita y Anne en las puertas del abortorio

Badajoz: 3 mujeres a juicio por ofrecer a otras mujeres salidas al aborto
A los tribunales por defender la vida
2 de septiembre de 2012
Ma José, Margarita y Anna serán llevadas a los tribunales por las denuncias de una clínica abortista de Badajoz. Su “delito” es acudir cada lunes y martes a las puertas de ese centro y ofrecerles a las mujeres que van a entrar una salida a su situación, de manera que desistan de abortar. En algunos casos lo consiguen.

Sobre las 9 de la mañana Ma­ría José, Margarita y Anna de­jan a sus familias, incluso sus trabajos, y acuden a las puertas del abortorio, como ellas pre­fieren llamarlo porque, dicen, no es una clínica, ya que allí no se cura nada, simplemente se mata a niños antes de nacer hasta los cinco meses y me­dio de embarazo como el pro­pio abortorio se anuncia en la prensa.

Piensan que no pueden estar sin hacer nada ante la realidad del aborto porque tendremos que rendir cuentas un día de­lante de Dios no solamente por el mal realizado sino también por el bien que no hayamos he­cho. Además, “tenemos dere­cho a luchar por el mundo que queremos para nuestros hijos, dice Margarita, y por la socie­dad en la que queremos vivir”.
Afirman que se ejerce vio­lencia contra una mujer acu­ciada por problemas de pare­ja, económicos, laborales… que se queda embarazada y a la se ofrece como única salida el aborto, porque se la inclina a tomar una decisión que segu­ro que no tomaría cuando se le ofrece ayuda.

Además cuentan que falta información, no se les enseña a las mujeres las ecografías de sus hijos cuando van a abortar, lo que sin duda haría que mu­cha gente se lo pensara mejor, y aportan datos. En Estados Unidos de cada 10 mujeres que piensan abortar y ven la ecografía de sus hijos, solamen­te  una aborta. Los abortorios son conscientes de ello y hacen lo que sea para no peder negocio, que en el fondo es de lo que se trata.

Anna dice que además de ofrecer una salida a las muje­res que acuden a abortar para que no lo hagan, mantienen su oferta de ayuda después de haber abortado. “Sabemos que la mujer después del aborto lo pasa mal. Existe el conocido síndrome post-aborto”, dice Anna. En este sentido, Marga­rita asegura que cuando una mujer sufre el síndrome post­aborto, se le niega el derecho a estar enferma porque no se re­conoce y los síntomas son cla­ros: sueños recurrentes, miedo a estar sola, deseo que quedar­se nuevamente embarazada, promiscuidad sexual o autolesiones. “Me decía una vez un abuelo que en su familia no sa­bían por qué su hija, desde ha­cía tres años, estaba teniendo un comportamiento muy agre­sivo, destrozando muebles en casa, autolesionándose… no lo sabían. Ahora nos hemos ente­rado de que hace seis años ha­bía abortado y hace tres años algo le ha pasado que le ha he­cho sacar todo esto“.

Historias espeluznantes
Preguntadas por lo que han visto a las puertas del abortorio, Mª José afirma que “sobre todo dolor. Hay algunas muje­res que no quieren entrar y son empujadas, como una chica de Montijo, que se resistía lloran­do y fue empujada adentro por su pareja, otras llevan un gesto muy agresivo, otras ni siquiera nos miran”.

Por su parte Margarita asegu­ra que nunca olvidará “el caso de una chica alta, muy gua­pa que salió del abortorio con su pareja después de abortar. Iba sujetándose la tripa, como desorientada y caminó hacia la avenida Carolina Coronado. Tres o cuatro empleados del abortorio habían salido a fu­marse un cigarro y me sorpren­dió que se girasen para darle la espalda. Antes de llegar a la avenida se volvió, se echó a llo­rar sobre un contenedor de ba­sura… fue espeluznante, pero lo que me causó estupefacción fue como los del abortorio se giraban para darle la espalda constantemente y no verla, ni ayudarla; no le preguntaron si se encontraba mal o si podían ayudarle”.

Anne recuerda la agresividad de muchos hombres, que pese a todo afirman que es la decisión de la mujer y no es cierto. Si en lugar de empujarlas a abortar, le dijeran “todo va a salir bien, yo te voy a apoyar, tu no te pre­ocupes… a lo mejor la mujer se­guiría adelante”.

Las tres mujeres nos cuen­tan que en muchas ocasiones se ven salir ambulancias del centro porque se producen complicaciones en el aborto y las mujeres tienen que ser tras­ladadas a hospitales.

Cuando logran que una mu­jer se vuelva para atrás a las puertas del abortorio “nos da una alegría tremenda, nos abra­zamos, incluso lloramos y ellas también. Me acuerdo, destaca Mª José, de una chica de Cáceres que le dijo su madre ¿pero tú conoces a éstas? y ella res­pondió ¡no, pero me han ayu­dado a no abortar! Entonces nos abrazamos como si fuése­mos de la familia”.

Concluyendo nuestra conver­sación Margarita enfatiza que “el aborto se ha ofrecido como una salida, y no lo es, es una puerta que tu atraviesas pero no vas a un sitio con más luz, vas a caer en un pozo. Yo ten­go escritas unas frases de una chica que abortó para dárselas a otras chicas que van a hacer­lo y dicen que no te quitas nin­gún peso de encima, al revés, te echas otro mayor. Cuando una mujer viene a abortar lleva una presión terrible, como si tuviese que soportar en sus hombros el peso de un camión, ¡terrible!, y en el momento que decide ‘no voy a abortar es como si le cre­cieran alas: sonríe, se te abraza, te mira, es como si se le abriese el mundo. Yo no sé lo que pasa en su cabeza o en su corazón, pero algo maravilloso tiene que pasar”.

La ayuda que nos ofrecieron fue el dinero para abortar

Los argumentos de los abortistas o de los pro-elec­cion parecen defender la salud de la mujer, la libertad de la mujer, pero si preguntamos a los protagonistas quizás nos sorprenderían sus respuestas. María y Pe­dro son una pareja joven que decidió abortar en su momento; aunque después, ya con el dinero en la mano y a pesar de que se habían desplazado 100 kiló­metros hasta Badajoz para hacerlo, encontraron una alternativa ayudados por las tres protagonistas de nuestra historia. En noviembre abrazarán a su hijo.
¿Cómo te sentías cuando ya habías decidido abortar? ¿Qué pasaba por tu cabeza?
Pedro: Pues ya te digo; eso supone intranquilidad, noches de insomnio… discusiones entre nosotros, muchos sentimientos y todos negativos.
María: Mala conciencia.
¿Cuál es el proceso que lleva a una familia nor­mal como vosotros, que ya tenéis otro hijo a con­templar el aborto como una opción?
Pedro: En ningún momento hemos querido abortar; esto ha sido una cosa deseada, lo que pasa que por las circunstancias del entorno y del trabajo.
¿No sientes el acto de decidir abortar como un acto de tu libertad?
Pedro: Si yo tuviera medios económicos ni se me pasaría por la cabeza. destrozarlo.
¿Nadie te ha ofrecido apoyo, ni las instituciones,Ayuntamiento, Asistencia Social…?
Pedro: La ayuda que nos ofrecieron fue el dinero para abortar. El único apoyo psicológico que hemos tenido fue encontrarnos cuando fuimos a abortar con tres personas en la puerta que me abrieron la posibi­lidad que no me hab ía abierto nadie, que era ayudar­me en lo que me hacía falta para seguir adelante.
¿Es lo que querías, sacar a tu hijo adelante?
Pedro: Naturalmente. Pero nadie nos apoyaba.
María: Con el primero sí que tuve ayuda y apoyo, pero con el segundo me han dicho “quítate eso de ahí, que solo te van a pasar desgracias con esa criatura”.
¿Sientes que se han metido en tu vida para decir­te lo que tenías que hacer y lo que no?
Pedro: Esto viene por presiones externas a nosotros lo de plantearse abortar. Viendo la situación en la que estamos, ¿la gente qué te va a decir? ¡Quítatelo de en medio!, que es lo más fácil.
¿Nadie os ha hablado de los síntomas del síndro­me postaborto? Sueños recurrentes, tristeza, discu­siones, infravaloración personal?
Pedro: Nadie me ha hablado de esos síntomas pero los he estado yo viviendo mientras pensaba en abor­tarlo, no hace falta que nadie me lo cuente.
La salud de la mujer es uno de los argumentos de los abortistas pero te iban a intervenir con anes­tesia general sin haberte hecho ninguna prueba.
¿Les manifestas a los profesionales que te atienden tu desconfianza por este hecho?
María: ¡Claro, ni analíticas ni nada! Bueno me hicie­ron una ecografía pero no me la dejaron ver.
Pedro: Les planteamos la extrañeza, es decir: aquí el mismo día que venimos, sin ningún tipo de pruebas, la metes en quirófano directamente sin saber nada de ella, ni la cantidad de anestesia ni nada.
María: Que fuese sin comer y sin orinar una hora antes. Es lo único que nos dijeron.
¿No os dieron un presupuesto, algo por escrito?
Pedro: Presupuesto ninguno; una tarjeta de la clíni­ca y por detrás nos pusieron: 16 semanas. 630 euros; 17 semanas. 730 euros. Doce horas para la vacuna 70 euros, anestesia general ocho horas de ayuno to­tal, una hora sin orinar y pago en efectivo.
¿Cómo os sentís ahora? ¿Os alegráis de no haber abortado? ¿Tenéis mejores perspectivas?
María: Nos alegramos de no haber abortado pero seguimos teniendo miedo de cara al futuro. Ahora tenemos ilusión, el día que fuimos para allí íbamos como resignados. Por lo menos ahora tenemos algo que nos da fuerzas para seguir luchando. Eso es lo que encontramos en la puerta del abortorio cuando ya íbamos con el dinero en el bolsillo. Íbamos a lo que íbamos; pero gracias a Dios en la puerta nos pa­raron y hablamos.
M.C


Publicado por Archidiócesis de Badajoz, España