jump to navigation

web por la vida


15 Mayo 2012

ha | El HUCA ultima un ensayo pionero con células madre de cordón umbilical para la diabetes

10:44 | células madre | Comentarios cerrados

Aplicarán a 30 pacientes asturianos una técnica que usa células madre del cordón umbilical, cuyos esperanzadores resultados, de mejora de la producción de insulina y del funcionamiento del sistema inmune, se presentaron en EEUU

REDACCIÓN HO / LNE.ES.- El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) prevé iniciar inmediatamente después del verano un ensayo clínico con el que intentará mejorar de forma sustancial la situación de los enfermos de diabetes tipo 1, minoritarios dentro del conjunto pero totalmente dependientes de insulina externa. Se trata de una investigación que emplea células madre del cordón umbilical y que, hasta el momento, sólo conoce un precedente en todo el mundo, cuyos esperanzadores resultados fueron presentados el pasado mes de enero por la Universidad de Illinois (Chicago, Estados Unidos).

El principal responsable del ensayo estadounidense, Yong Zhao, impartió ayer lunes, en el HUCA, una conferencia en la que expuso a los médicos de la región los detalles de su investigación, publicada en la revista BMC Medicine. En resumen, el procedimiento empleado ha logrado «reeducar» las células inmunes para que dejen de destruir células del páncreas.

Semanas atrás se desplazaron a Chicago Jesús Otero, director de la unidad de coordinación de trasplantes y terapia celular del HUCA, y Elías Delgado, endocrinólogo del HUCA y profesor titular de la Universidad de Oviedo, quienes con Zhao y sus colaboradores constataron que «estamos hablando de una investigación muy esperanzadora que podría beneficiar a un colectivo de enfermos muy numeroso». Con todo, ambos especialistas subrayan que «no sería conveniente generar más expectativas de las justas», pese a lo cual «nos parece un camino que merece ser explorado». En un primer momento, unos 30 enfermos de diabetes serán enrolados en la investigación.

Los doctores Delgado y Otero admiten que la evaluación de este tipo de ensayos exige un período amplio. El coste del procedimiento «es asequible, máxime contando con la generosidad de nuestros colegas de Illinois», indica Jesús Otero. El aparato diseñado para poner en contacto los linfocitos T del paciente con las células madre del cordón umbilical previamente cultivadas -contacto del que surge una suerte de «reeducación» del sistema inmune- ha sido patentado por los propios investigadores norteamericanos.

La historia de la investigación de Yong Zhao parte del hecho bien conocido de que, por motivos aún no esclarecidos, el sistema inmune de algunas personas se descontrola y destruye sus propias células beta del páncreas. Estas células son las encargadas de producir la insulina, hormona responsable de aportar glucosa a las células sin la cual éstas no pueden funcionar. Es lo que se denomina diabetes tipo 1 o juvenil, una enfermedad autoinmune, crónica y sin cura, que convierte a quienes la padecen en insulinodependientes.

Los científicos de Illinois, con células madre obtenidas del cordón umbilical, han conseguido que 15 pacientes con diabetes tipo 1 del Hospital Militar General del Mando de Jinan recobraran parte de la producción de insulina. Dentro de un marco de prudencia muy recomendable en todos estos casos, se trata de resultados que abren nuevas esperanzas para avanzar hacia una cura definitiva.

La terapia no sólo terminó con la autodestrucción de las células pancreáticas, sino que también consiguió que éstas se regeneraran, reactivando la funcionalidad del páncreas. Este logro propició que los pacientes mejoraran sus niveles de glucosa y precisaran un 25 por ciento menos de insulina exógena, lo que abre la posibilidad futura de que puedan dejarla definitivamente.

Yong Zhao explicó el pasado mes de enero al periódico chileno La Tercera que la terapia empleada por su equipo fue capaz de «reeducar» las células inmunes de los pacientes, específicamente, las células T reguladoras, que son las que destruyen las células pancreáticas en los diabéticos tipo 1. Los 15 pacientes que fueron sometidos a esta terapia tenían entre 15 y 41 años, y una historia de diabetes de al menos un año (el máximo, 21). Todos ellos lograron -con una sola «reeducación»- una mejora en sus niveles de insulina y una respuesta general inmune sostenida durante al menos 40 semanas, tiempo que duró el estudio.

La investigación demostró, asimismo, que la terapia aumentó la cantidad de linfocitos T reguladores, una de las células principales del sistema inmune. En consecuencia, todos los mecanismos defensivos del organismo se vieron beneficiados. Según Zhao, esta constatación implica que la misma técnica podría ser utilizada para otros males autoinmunes.

Para realizar la terapia, los científicos extrajeron sangre del paciente y la pasaron por una máquina capaz de separar las células. De allí extrajeron sólo los linfocitos T, transportados a un circuito especial del aparato, donde fueron puestos en contacto durante dos o tres horas con células madre obtenidas del cordón umbilical. Desde allí los propios linfocitos fueron devueltos al paciente. El contacto con las células madre es la que permite que los linfocitos T se «reeduquen» y dejen de atacar las células del páncreas.


31 Enero 2011

ha | Convierten de forma directa células de la piel en cardíacas

17:32 | células madre | Comentarios cerrados

Investigadores del Instituto de Investigación Scripps en La Jolla (Estados Unidos) han desarrollado un método para convertir fibroblastos de ratón en células cardíacas contráctiles utilizando factores que suelen emplearse para la reprogramación de células diferenciadas a un estado pluripotente.

La técnica, de la que los investigadores informan en la edición digital de la revista ‘Nature Cell Biology’, podría representar una alternativa, posiblemente más rápida, para obtener células para estudiar alteraciones cardiacas en el laboratorio.

Los investigadores de células madre han intentado obtener células del músculo cardiaco contráctiles, denominadas cardiomiocitos, para conocer las bases de los síndromes asociados al corazón a través de células aisladas de pacientes, como las células de la piel. Dado que el corazón de los mamíferos carece de una capacidad regenerativa importante, estos métodos podrían utilizarse en un futuro a través de trasplantes.

Los científicos, dirigidos por Sheng Ding, expresaron en fibroblastos de ratón factores que suelen revertir el destino celular a un estado indiferenciado y situaron las células en una solución definida químicamente que contenía moléculas favorables al desarrollo cardiogénico.

Agregados contráctiles de cardiomiocitos

Los autores descubrieron que en vez de la reprogramación a un estado pluripotente, las células se ajustaron hacia un linaje cardiaco y formaron de forma espontánea agregados contráctiles de cardiomiocitos diferenciados.

Al evitar la necesidad de revertir las células a un estado pluripotente por completo antes de rediferenciarlas en cardiomiocitos, este método podría proporcionar un ‘atajo’ para obtener células que podrían utilizarse en el estudio en el laboratorio de las alteraciones cardiacas.

El confidencial


12 Diciembre 2010

ha | El espantoso destino de las partes de los cuerpos fetales

9:22 | Aborto, células madre | Escribe un comentario

El lado oscuro de la biotecnología: una experta detalla el espantoso destino de las partes de los cuerpos fetales

Kathleen Gilbert

WASHINGTON, DC, 11 de diciembre 2010 (Notifam) – En Estados Unidos, se trasladan cuidadosamente por día innumerables paquetes para ser utilizados por parte del gobierno, universidades, laboratorios farmacéuticos y otros laboratorios de biotecnología. El contenido de algunos de esos paquetes termina impulsando el desarrollo de productos, como ser cosméticos y suplementos alimenticios, el contenido de otros es utilizado directamente como una forma de terapia.

El material transportado en estos paquetes son partes del cuerpo humano – ojos, oídos, extremidades, cerebro, piel -, que ahora son un artículo de consumo indispensable para muchos investigadores y científicos de Estados Unidos, y una exportación lucrativa de las clínicas de aborto de Estados Unidos.

Para ver un ejemplo de un formulario de pedido de partes de cuerpos fetales, haga clic aquí .

La doctora Theresa Deisher, una fisióloga molecular y celular, y experta reconocida internacionalmente en medicina regenerativa, explicó la “comercialización” rutinaria de seres humanos no nacidos en la biotecnología moderna en un discurso pronunciado el viernes en Washington, DC. Deisher es miembro de la Administración y Directora de Investigación y Desarrollo en Biotecnología MAV, y tiene varios años de experiencia como científica comercial en las compañías farmacéuticas líderes. Su trabajo ha llevado a decenas de sensacionales avances médicos que han sido patentados.

Históricamente, cuando el hombre quiere explotar a otros hombres, “lo que primero tenemos que hacer es cambiar nuestra forma de pensar sobre ellos, y por supuesto luego en realidad tenemos que deshumanizarlos, y por lo general hacemos eso negándoles el alma. En consecuencia, en realidad ellos no son humanos como el resto de nosotros”, dijo Deisher a una audiencia presente en la conferencia “50 años de la píldora”, organizada por Vida Humana Internacional de Estados Unidos.

Éste, explicó, es precisamente el escenario con las vidas humanas más pequeñas en la investigación médica de actual – y no sólo embriones, sino niños no nacidos de todos los trimestres – cuyas partes corporales se vuelven más valiosos a medida que maduran.

Ella señaló que un artículo en el Puget Sound Business Journal hizo público que la Universidad de Washington completó más de 4.400 solicitudes de partes frescas de cuerpos fetales a partir de tejidos fetales, con el propósito de desarrollar investigación biomédica en el 2009, la primera vez que se descubrieron cifras concretas de esos pedidos.

“Esto tiene que ser aprobado por una junta de revisión institucional, por eso pienso que están evaluando esto éticamente, porque ellos revisaron el uso que se hace de esto”, dijo Deisher. “¿Piensan ustedes que esa relación podría tener que ver con médicos alentando abortos?”. Ella estima que cada año en Estados Unidos podría haber hasta un millón ochocientos setenta mil de esas transacciones, en las que se piden partes individuales del cuerpo como ojos e hígado.

La científica también señaló que gran cantidad de literatura científica, disponible en Internet, discute la edad óptima para la muerte de un niño, con el fin de obtener partes corporales útiles: uno de esos profesionales observó que el mejor tejido de corazón se obtiene de un niño de 22 semanas de gestación.

Además de investigar, Deisher dijo que los cuerpos de los niños no nacidos están siendo utilizados “no sólo como herramientas de investigación biomédica, sino como terapias médicas reales”. Dijo que “los fetos de 12, 14, 16 y 18 semanas de gestación son triturados y sus células se implantan en personas que han sufrido accidentes cerebrovasculares o la enfermedad de Parkinson”.

Otro campo de batalla ética implica el uso de líneas de células derivadas de niños abortados. Contrariamente a la creencia popular, hoy las líneas de células madre obtenidas de un feto no derivan de uno, sino de varios abortos – muchos de ellos en el segundo trimestre – y tendrán que ser reemplazados con nuevas víctimas, ya que sólo son útiles para una edad que va de los 30 a los 35 años, dijo la científica.

Las vacunas con células fetales, como la del sarampión-parotiditis-rubéola, la de la varicela y la de la hepatitis A no sólo son moralmente problemáticas, dijo Deisher, sino que su uso tiene una correlación dramática con una epidemia en aumento: el autismo.

Al examinar los puntos en los que el diagnóstico del autismo se fijó misteriosamente en Estados Unidos, dijo Deisher, “lo único que está asociado con estos puntos de cambio es la introducción de una vacuna con células fetales”. Ella dijo que la correlación incluso es válida para Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Gales, Dinamarca, Japón y los países del sudeste asiático: “en todos los países que hemos analizado, ellos tienen diferentes puntos de cambio, cada uno está asociado con un caso de feto abortado”. Dijo que ninguna otra variable se ha correlacionado tan estrechamente con las características del diagnóstico de autismo.

Deisher lamentó dicha comercialización, en parte, a causa de de la creciente tendencia de ver a los niños como “una opción más que una bendición”, debido a la tecnología de control de la fertilidad como la píldora anticonceptiva hormonal.

“A partir de ello, fue muy fácil para nosotros empezar a observar a los niños como una cosa material, un coche nuevo o una mansión, una mercancía”, dijo.

Versión original en inglés


24 Agosto 2010

ha | La justicia paraliza la financiación pública de investigaciones con células embrionarias en EE UU

23:44 | células madre | Hay un 1 comentario

Determinar racionalmente el estatuto antropológico del embrión humano es un desafío intelectual que la cultura actual no puede escamotear. Las células madre adultas reparan y regeneran el tejido cardíaco dañado

REDACCIÓN HO.- Con un estilo pedagógico y de fácil comprensión, el doctor Serani Merlo expone en El estatuto antropológico y ético del embrión humano la fundamentación científica del inicio de la vida humana y plantea las consideraciones morales derivadas de la destrucción de embriones:
“La existencia del viviente es su bien más fundamental, ya que de ella dependen todos los otros bienes. No es su bien más propio, importante o principal, pero sí es su bien más primario, ya que este es condición de todos los otros bienes. Lo propio del viviente humano es el existir como persona, y el existir personal supone la autoconciencia y el autogobierno. De lo anterior resulta evidente que repugna al ser de la persona al ser violentada en sus cualidades más fundamentales, como son su existencia autoconsciente y autogobernada. En consecuencia, ninguna persona tiene la facultad de privar injustamente a otra de sus bienes personales más fundamentales, como son su existencia autoconsciente y autogobernada. Esta evidencia antropológica y ética, que todo ser humano posee, aunque con grados muy diversos de autoconciencia, es la base primaria de la vida en sociedad y puede ser expresada del modo siguiente: Porque la naturaleza personal humana exige la autoconciencia y el autogobierno, yo también exijo, al entrar en sociedad, que me sean respetadas, de modo incondicional, mi existencia y mi libertad, y me comprometo a respetar del mismo modo la existencia y la libertad de los demás.”
El documento completo puede descargarse aquí.


23 Junio 2010

ha | Inyecciones de células madre adultas mejoran corazones infartados

14:55 | células madre | Comentarios cerrados

Nuevo avance que refrenda la apuesta por las células madre adultas frente a las embrionarias: el éxito en su ensayo en cerdos abre el camino para su aplicación en humanos.

REDACCIÓN HO / EUROPA PRESS.- Investigadores del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) y la Clínica Universidad de Navarra aseguran que la regeneración de corazones infartados mediante la inyección de células madre adultas es más eficaz y se mantiene durante más tiempo si se administran en repetidas ocasiones. Así lo han constatado tras un estudio experimental en cerdos cuyos resultados se han publicado en la revista European Heart Journal.
Hasta la fecha se habían efectuado otras investigaciones dirigidas también a observar la eficacia de la utilización de células madre procedentes del músculo esquelético del propio paciente (mioblastos), en la regeneración de corazones infartados. En dichos estudios se constataban beneficios iniciales en la recuperación de los tejidos.
Sin embargo, en el actual trabajo, en fase de experimentación animal, se ha querido comprobar “si una única administración de células madre obtiene mejores, iguales o peores resultados que dos o tres inyecciones”, como ha explicado Juan José Gavira, investigador principal y especialista en Cardiología de la Clínica Universidad de Navarra.
El estudio se ha realizado en un modelo experimental de infarto en cuatro grupos de cerdos, de tal forma que a los animales se les administraba de una a tres dosis de mioblastos, separada cada administración por un intervalo de 6 semanas. Las inyecciones contenían entre 300 y 400 millones de este tipo de células madre.
Para obtener células madre del músculo esquelético del animal es necesario practicar una biopsia del músculo de la pata, de forma análoga a lo que se realiza en los pacientes que participan en el ensayo clínico actualmente en marcha, explican los investigadores.
Entre las principales conclusiones obtenidas del estudio, “se ha observado que los beneficios eran mayores en aquellos animales que habían recibido tres dosis en lugar de una ó dos”, destaca el doctor Gavira.
Aunque con la primera administración de células madre ya se constataba una mejoría inicial de la función cardiaca, según ha explicado, “los parámetros de beneficio se perdían con el paso del tiempo”. Sin embargo, con este ensayo se ha comprobado a nivel experimental que inyectando en varias ocasiones, “el beneficio obtenido es mejor y se mantiene durante más tiempo que con una única inyección”.
Entre las posibles causas de la mejora de la función ventricular, el doctor Felipe Prósper, director de Área de Terapia Celular, apunta que los estudios anatomopatológicos posteriores constataron que las células madre de músculo esquelético no evolucionan a células cardiacas, sino a células de músculo liso contribuyendo a la formación de nuevos vasos sanguíneos.
De ahí que uno de los fundamentos más probables de la mejora provocada por la inyección de células madre radique en el aumento de la revascularización de la zona infartada.
Además, el equipo de investigadores observó que las inyecciones de mioblastos obtenían también un efecto beneficioso en la reducción de la fibrosis de la zona infartada. La fibrosis implica la metabolización de un exceso de colágeno que a su vez repercute en una menor capacidad contráctil del corazón.
Aplicación de terapias celulares
De los resultados obtenidos del ensayo en fase animal se abre un “prometedor” campo de investigación en la regeneración de corazones infartados mediante la aplicación de terapias celulares.
En esta línea, la Clínica Universidad de Navarra en colaboración con el departamento de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid dirigido por el profesor Fernández-Avilés, desarrolla en la actualidad un ensayo clínico en pacientes infartados, consistente en la administración de una dosis de mioblastos, obtenidos del propio músculo esquelético de la pierna de cada individuo.
El implante de las células madre se realiza de forma percutánea por cateterismo, y no mediante cirugía, para lo que se utiliza un sistema de navegación no fluoroscópica (NOGA) que localiza la zona infartada donde se deberán administrar las células madre.
Se trata de un ensayo que estudiará una muestra de 50 pacientes, de los que ya se han examinado más de 30, y cuya fase de reclutamiento continúa abierta.