jump to navigation

web por la vida


3 Octubre 2011

ha | Fumar durante el embarazo perjudica la salud de su hijo… de cualquier edad

13:45 | Aborto, Derechoavivir.org, SPA, embarazo | Escribe un comentario

Pablo Cabellos Llorente

Habiendo dejado el tabaco hace bastantes años, me sorprendió la saludable propaganda de un paquete de cigarrillos: Se muestra un no nacido en el vientre de su madre. Sobre la imagen se lee: «Las autoridades sanitarias advierten». En la parte inferior, la advertencia: «fumar durante el embarazo perjudica la salud de su hijo». No se especifica la edad del embrión o feto, basta estar embarazada para considerarlo un hijo al que se puede dañar fumando.

Pero mi sorpresa no aconteció por la información sanitaria, que he de suponer buena, sino porque resulta que esa misma madre adquirió recientemente el ‘derecho’ de matar a su hijo sin necesidad de fumar. No sé si vivimos en una sociedad plagada de hipocresía, de contradicciones, de sinrazones o de qué, para engendrar tales dislates. Y sé que es políticamente incorrecto afirmar que esto es un desatino. Hasta ese punto ha llegado nuestra irreflexión. Fumar es malísimo -y lo es-, pero matar, por muy pequeñito que sea el hijo, puede ser hasta bueno. Para algunos, una nueva libertad conquistada.

Prácticamente, estamos en época electoral. Por cierto, en la anterior, el candidato ganador había prometido que en la legislatura ahora finiquitada no iría una nueva ley del aborto, aunque después fue. Y sucedió así como petición del partido gobernante, olvidando a la gran mayoría de sus votantes no afiliados al partido. No hablo en términos políticos, pido la expresión de la verdad en las campañas electorales para que los ciudadanos sepan de veras a qué atenerse. Y es muy posible que en estos meses se obvie esta ley alegando que estamos en otras preocupaciones: las económicas. Pues si es así, se estará triturando la vida, que es la razón de la economía pero, además, puestos a ahorrar, vamos a empezar economizando tiempo y dinero en esta lamentable actividad.

Yo vivía en Italia cuando se hizo el referéndum sobre el aborto y las razones de los partidarios eran, como siempre, puramente emocionales, sin ahondar en la cuestión: destruir una vida y dejar, con muchas probabilidades, una serie de secuelas en la madre, que nadie se ocupará de llevar ni siquiera a una anónima estadística. Recuerdo uno de los eslóganes pro-abortistas: Te tirarán a la cara la foto de tu hijo para hacerte votar como vota Almirante. Éste era jefe de filas del MSI, considerado como sucesor del fascismo. Y, claro, nada peor para un italiano que votar como Almirante. Lo que estaba en cuestión dejaba de interesar, se movía la atención hacia otra parte.

Cuando en España se hizo la primera ley contra la vida del no nacido, se habló y se escribió acerca del ‘drama del aborto’. Así decían sus partidarios para afirmar de seguido que, aún siendo trágico, había casos en los que se concebía imprescindible. El ejemplo habitual fue el de la violada o el del hijo que venía con malformaciones. Este segundo ejemplo se utilizó menos porque no era muy correcto con los discapacitados. El resultado fue que el noventa y tantos por ciento de los abortos practicados tuvieron como causa la salud psicológica de la madre, en muchas ocasiones no demostrada, como se está viendo ahora en un proceso judicial conocidísimo y en curso.

Y resulta que ese juicio parece arcaico en las actuales circunstancias, en las que hemos pasado -en ocasiones, asentado por las mismas personas- del ‘drama del aborto’ a la ‘ampliación de las libertades’, entre las que hemos alcanzado el derecho a matar al ‘nasciturus’. Pienso que debo esforzarme por entender a todos, pero no es igual la comprensión con el errado que la conversión del yerro en un logro social.

No escribo fundamentalmente para los que hicieron la ley, sino para aquellos que pueden derogarla. Y a quienes deseen prolongarla, les solicitaría el esfuerzo de buscar frente a la muerte, y a los problemas posteriores originados, algo más consistente que aquello de que yo no quiero que ninguna mujer vaya a la cárcel por este motivo, porque sería difícil recordar cuándo fue la última; o lo de que el embrión es un ser vivo, aunque no un ser humano. En la cajetilla de tabaco lo han olvidado: es un hijo de una embarazada sin especificaciones antropológicas. Yo tampoco pretendo la prisión para nadie, salvo para el que la merezca: tal vez principalmente quien monta un negocio ilícito e inmoral con tan serio asunto. Más que el realizado con la guerra.

José Gabaldón escribía en la Tercera de ABC que nuestro Tribunal Constitucional (Sentencia 53/1985 hasta ahora no modificada) afirmó que la vida «es un devenir» que «comienza con la gestación» y genera «un tertium existencialmente distinto de la madre», o sea, un nuevo y distinto ser humano vivo y viviente, a respetar. Por eso formuló seguidamente la obligación que tiene el Estado de «protegerlo y no obstaculizar el proceso de su desarrollo». ¿Cómo puede admitirse la constitucionalidad de una ley que otorga el derecho a dar por terminado un proceso cuya protección es deber estatal?

Y por encima de esto, ¿cómo puede negarse la vida, el derecho humano más elemental, la ética primaria?

Las provincias


22 Septiembre 2011

ha | No he conocido a nadie que se haya arrepentido de dar a luz pero a diario recibo a personas destrozadas por no haberlo tenido

17:50 | Aborto, SPA, embarazo | Escribe un comentario

Responsable del Proyecto Raquel habla del  posaborto

VICENTE LUIS GARCÍA | Dar vida y salvar vidas, material y espiritualmente. Así se resume el leitmotiv de María José Mansilla, madre de dos hijos y promotora de la implantación en España del Proyecto Raquel, que lucha contra el aborto desde una estructura eclesial.

Durante el tiempo en que  atendía mujeres embarazadas con problemas  en su quehacer diario, profundizó en la «dimensión social y espiritual» del aborto, lo que le llevó a contactar con el Movimiento Pro Vida. De entre los casos que conoció, hubo uno que marcó su futuro: «Era una chica a la que iban a realizar un aborto y lo justificaban por la enfermedad  que padecía y que los médicos argumentaban que era incompartible con el embarazo».

Esa enfermedad era la PTI (púrpura trombocitopénica idiopática), la misma que padece María José, madre de dos criaturas. Su inmediata reacción fue: «Yo tengo que hablar con esa chica y decirle que la están engañando, que aquí están mis hijos para demostrarlo».

Tiempo más tarde y de la mano de Esperanza Puente, de Red Madre, María José se implicó más en Pro Vida y comenzó su labor como ‘rescatadora’: “Tomé conciencia de que toda esta labor, sin Dios, se quedaba muy coja. Si Dios no sana sus heridas y ella no se encuentra con la misericordia y el perdón de Dios, la labor psicológica no es suficiente”.

Atención pastoral

«Ahora –afirma– soy cada vez más consciente de la necesidad que hay en España de la atención pastoral al postaborto desde la Iglesia y también de los maravillosos frutos de sanación que el Señor nos está regalando. Realmente, estas mujeres vuelven a la vida.»

Un dato significativo: «Ninguna mujer me ha dicho: ‘No quiero tener al niño’. Siempre dicen: ‘No puedo’. Por otro lado, tampoco he conocido a nadie que se haya arrepentido de dar a luz a una nueva criatura y, sin embargo, a diario recibo a personas destrozadas por no haberlo tenido».

VidaNueva

Editado por ha


2 Septiembre 2011

ha | El difícil acceso a la planificación familiar natural en España

16:22 | Fecundacion in vitro, anticoncepción, embarazo, eugenesia | Hay 11 comentarios

El sesgo ideológico, los intereses económicos y el que sea más fácil vender una pastilla que educar a las parejas para que administren autónomamente su fertilidad, causas de su poca utilización según los expertos

REDACCIÓN HO / ZENIT.org.- Los ambulatorios, centros médicos y hospitales españoles, incluidos algunos católicos, suelen ofrecer directamente anticonceptivos y esterilizaciones a las parejas que buscan ayuda médica para evitar un embarazo; habitualmente no cuentan con sistemas de ayuda a la fertilidad y muy pocos de ellos las derivan a centros que ofrecen servicios de planificación familiar natural.

La Seguridad Social no financia la enseñanza de los métodos naturales de regulación de la fertilidad (aunque sí anticonceptivos artificiales, la abortiva píldora del día después y el aborto); las personas interesadas en conocerlos, tienen que acudir normalmente a asociaciones privadas como la Asociación Española de Profesores de Planificación Familiar Natural RENAFER, la Organización Mundial del Método de la Ovulación Billings (WOOMB), los Centros de Orientación Familiar (COF) u otras entidades de la Iglesia católica.

Esta formación no está reglada en hospitales ni centros médicos, ni si quiera en los de la Iglesia. En los últimos años, se ha intentado introducir este aprendizaje en la universidad, como asignatura de libre configuración, pero todavía se imparte en pocos lugares.

“Desgraciadamente, los métodos naturales son poco conocidos y, salvo alguna excepción, no se puede acceder a ellos desde el sistema público de salud, excepto si se coincide con algún médico, matrona o enfermera que sepa del tema y voluntariamente quiera divulgarlo”, explica a ZENIT Juncal Martínez Irazusta, médico de familia del servicio madrileño de la salud y monitora de métodos naturales de regulación de la fertilidad desde hace once años.

Martínez Irazusta ha enseñado a miles de parejas a conocer los métodos naturales y su filosofía de vida, tanto para evitar como para conseguir embarazos.

“Los médicos que colaboramos en esto ayudamos también a la búsqueda del embarazo haciendo tratamientos que ayuden a conseguir el fin sin sustituir el acto conyugal, como la estimulación ovárica, la medicación para mejorar la muestra espermática,…”, explica, lamentando que las unidades de reproducción se decanten por las técnicas de reproducción asistida (inseminación, FIVET, ICSI,…).

Y concluye: “con mi experiencia, puedo asegurar que con los métodos naturales se consiguen muchos más embarazos que con las técnicas de reproducción asistida”.

De hecho, algunas publicaciones científicas demuestran que se logran los mismos embarazos mediante la naprotecnología con procedimientos menos agresivos y sin inconvenientes éticos por el uso de embriones.

Dada la alta eficacia de la Planificación Familiar Natural, su enseñanza ha sido recomendada en informes internacionales, como el de Salud Sexual y Reproductiva del Parlamento Europeo, publicado en 2002.

Guadalupe Alsina, veterana monitora de Renafer en Barcelona, también lamenta las dificultades para acceder a los métodos naturales de planificación familiar, así como su escasa presencia en el ámbito de la enseñanza de los profesionales de la salud. Sin embargo, valora el aprovechamiento de las nuevas tecnologías para difundirlos, a través de páginas web, aplicaciones para el i-phone, tests y pequeñas máquinas de venta en farmacias,…

El vicedecano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra, responsable de la web quiero1embarazo.com, Jokin de Irala, considera “sorprendente” que esos métodos no se enseñen en más lugares. “Son ecológicos, más baratos, no tienen efectos secundarios, …, ¿por qué no se les da más prioridad?; para un dolor de cabeza, ¿qué das? ¿paracetamol o morfina?”, plantea. “La planificación familiar es lo básico, lo eficiente, es la “atención primaria” en este campo”.

Además, el conocimiento de la fertilidad, fundamento de la Planificación Familiar Natural, aumenta los conocimientos de las personas sobre sí mismas y puede contribuir a crear en el hombre y en la mujer una mayor sensación de ser responsables de su sexualidad y de la procreación, añade el experto.

Causas y soluciones

Respecto a las posibles causas de que esos métodos estén tan poco extendidos, De Irala apunta a “un posible sesgo ideológico, el interés económico de la industria farmacéutica y médica y el hecho de que sea más fácil vender una pastilla que educar a las parejas para que administren autónomamente su fertilidad”.

“La Organización Mundial de la Salud ha afirmado en repetidas ocasiones que estos métodos funcionan y son fáciles de aprender –añade-. No estoy haciendo estas afirmaciones desde la perspectiva de la religión”.

La enseñanza de los métodos naturales –los principales son el Billings, el sintotérmico y el de lactancia y amenorrea-, requiere la formación previa de los especialistas que los enseñan, un interés de las parejas que los quieren aplicar, dedicar tiempo y hacer un seguimiento.

Para ello, el sistema sanitario se adapta, afirma De Irala: “En algunos países lo han resuelto haciendo un pack: se enseña el método por un precio cerrado que incluye seis sesiones y tres meses de seguimiento”.

El sistema nacional británico de la seguridad social financia el método sintotérmico y De Irala cree que en España “si lo financiaran, a lo mejor los centros de salud tendrían más facilidades para enseñarlo y los hospitales podrían trabajar en coordinación o de manera concertada con centros que están especializados en su enseñanza”.

Identidad católica

Para el presidente de la Federación Internacional de Asociaciones de Médicos Católicos, José María Simón Castellví, resulta de especial importancia que los hospitales de titularidad o ideario católico cuenten con un sistema de ayuda a la fertilidad y de atención a la familia.

“Si no, ¿cómo resuelven muchas consultas que reciben?”, pregunta, lamentando que en algunos hospitales en cuya dirección participa la Iglesia, con mayor o menor implicación, se dispensen sistemáticamente anticonceptivos, se realicen esterilizaciones e incluso se llegue a practicar selección de embriones y abortos.

En la encíclica Evangelium Vitae, del año 1995, Juan Pablo II destacó la necesidad de revisar la función de los hospitales, de las clínicas y de las casas de salud, cuya identidad debe ser especialmente “clara y eficaz en los institutos regidos por religiosos o relacionados de alguna manera con la Iglesia”.

“Estas estructuras y centros de servicio a la vida, y todas las demás iniciativas de apoyo y solidaridad que las circunstancias puedan aconsejar según los casos, tienen necesidad de ser animadas por personas generosamente disponibles y profundamente conscientes de lo fundamental que es el Evangelio de la vida para el bien del individuo y de la sociedad”, indicó.

El documento añade que “es peculiar la responsabilidad confiada a todo el personal sanitario: médicos, farmacéuticos, enfermeros, capellanes, religiosos y religiosas, personal administrativo y voluntarios. Su profesión les exige ser custodios y servidores de la vida humana”.

Y destaca que “los centros de métodos naturales de regulación de la fertilidad han de ser promovidos como una valiosa ayuda para la paternidad y maternidad responsables”


4 Marzo 2011

ha | Conectados con el ambiente

13:17 | Aborto, embarazo | Escribe un comentario

El programa “Chile Crece Contigo” anima a los chilenos a respetar al ser humano concebido, por medio de anuncios que muestran a un bebé en el vientre materno y que se comunican con lo que acontece a su alrededor.


14 Septiembre 2010

ha | Embarazo inesperado de Nicol

20:10 | Derechoavivir.org, embarazo | Hay un 1 comentario

Nicol pensó en abortar y al ver la ecografía, vio que tenia un bebé no una ‘célula’. Ahora tiene un niño precioso y es muy feliz, Mejor la escuchamos.