jump to navigation

web por la vida


4 Noviembre 2011

ha | EE.UU. Doce enfermeras amenazadas de despido por negarse a practicar abortos

10:34 | Aborto, objecion de conciencia | Hay 3 comentarios

Bajo amenaza de despido, las sanitarias entablan un juicio contra la dirección de su hospital en New Jersey

REDACCIÓN HO / ACI.- Doce enfermeras en New Jersey (Estados Unidos) han entablado un juicio contra un hospital local tras haber sido amenazadas con el despido si es que persisten en su negativa a asistir en abortos.

El caso, señaló a ACI Prensa el abogado Matt Bowman de la Alliance Defense Fund (entidad del Comité ejecutivo del Congreso Mundial de las Familias), muestra “el ataque sistemático contra el derecho a trabajar que tiene los profesionales provida sin ser forzados a violar sus valores fundamentales y morales”.

El 31 de octubre la Alliance Defense Fund presentó la demanda ante la Corte de Distrito de New Jersey en representación de las doce enfermeras, quienes actualmente trabajan en la University of Medicine and Dentistry en New Jersey.

Según Bowman, el hospital ha violado la ley federal y estatal al exigir a las enfermeras que asistan en abortos en contra de sus consciencias y amenazándolas con despedirlas si se resisten a ello.

Dos de las enfermeras, Lorna Mendoza y Julita Chang, están en la lista de sanitarios para intervenir en un aborto hoy viernes 4 de noviembre.

Bowman dijo además que si bien en el hospital se hace abortos desde hace muchos años ya que en Estados Unidos esta práctica es legal, no se había obligado hasta ahora a las enfermeras. El cambio se dio cuando una de las enfermeras que sí hace abortos fue colocada como supervisora.

Originalmente las autoridades del hospital acordaron reunirse con las 12 enfermeras para discutir el tema, pero la cita fue cancelada a en el último momento al ver que las profesionales llegaron acompañadas a la cita con un abogado.

“Le estamos pidiendo al hospital que detenga esta presión inmediatamente. Pese a que tenemos leyes que las protegen (a las enfermeras), el centro de salud está violando la ley de manera muy arrogante”, dijo Bowman a ACI Prensa.

El abogado dijo también que esta situación se está haciendo cada vez más común en Estados Unidos, lo que muestra “una aguda crisis en este tipo de entidades (…) que fuerzan a su personal a participar en abortos en contra de sus convicciones”.


27 Septiembre 2011

ha | La plataforma de médicos Defensa de la Deontología propone “abolir el abortismo”

23:47 | Aborto, objecion de conciencia | Hay 2 comentarios

El coordinador de la Plataforma en Defensa de la Deontología, Juan Molina, ha afirmado que la propuesta que les gustaría escuchar de cualquier partido que se presente a las próximas elecciones generales es que “abolirá el abortismo” en España. Por este motivo, considera que le falta concreción a las palabras de la ex ministra de Sanidad y coordinadora de participación social del PP, Ana Pastor, que este lunes ha asegurado que si los ‘populares’ ganan las elecciones del próximo 20 de noviembre derogarán la actual normativa de aborto, por considerarla “injusta e innecesaria”.

“El Partido Popular tuvo ocho años para abolir una ley injusta, y no se entiende muy bien qué quiere decir Pastor cuando afirma que quiere abolir esta ley. No se sabe si es para volver a poner la otra”, afirma. A su juicio, hay que “restituir la protección de la vida a los niveles donde debe estar, con protección efectiva por la se implique a jueces y fiscales; y no al contrario, haciendo la vista gorda y amparando descaradamente a aquellas personas que tienen como oficio la eliminación de vida humana”.

Intereconomia


12 Marzo 2011

ha | Profesores franceses denuncian en Francia el riesgo eugenésico derivado de la generalizaciónde la revisión prenatal

11:29 | eugenesia, objecion de conciencia | Hay un 1 comentario

Un grupo de profesionales sanitarios franceses ha hecho un llamamiento contra la deriva eugenésica que supone la detección generalizada del síndrome de Down a través del diagnóstico prenatal. Este grupo de ginecólogos, ecografistas, comadronas, enfermeras –157 en total, por el momento– ha creado un “Comité para salvaguardar la medicina prenatal”, según informa el diario La Croix. Consideran necesario un debate a fondo con vistas a la revisión de la ley de bioética, planteada para el año próximo.

Algunos profesores conocidos, como Israel Nisand, Didier Sicard o Jean-Francois Mattei, habían denunciado en Francia el riesgo eugenésico derivado de la generalización, desde 1997, de la revisión prenatal de la posible trisomía 21, para detectar el síndrome de Down. Los resultados han sido que el 96% de las mujeres optan por interrumpir el embarazo cuando el bebé presenta esa anomalía genética. La cifra coincide con la que se daba en España en 2009: 95% (Aceprensa 29-01-2009).

Ahora, los miembros de este comité piden una reforma radical, porque la detección del posible handicap se está convirtiendo en una práctica eugenésica, en flagrante contradicción con el artículo 16-4 del Código Civil, que prohíbe “toda práctica eugenésica dirigida a la organización y !a selección de las personas”.

A su juicio, se ha llegado a una situación éticamente inadmisible, opresiva para las mujeres, coactiva para los profesionales, empobrecedora de la medicina prenatal y muy gravosa para el sistema público de sanidad. El tiempo de reflexión para las mujeres es muy reducido, se lamenta el doctor Patrick Leblanc, ginecólogo del hospital de Béziers, coordinador del comité recién fundado. Por su parte, los médicos se encuentran sometidos a una creciente presión social. Influye mucho también el temor a posibles demandas jurídicas en caso de nacimiento de un bebé con deficiencias genéticas.

En cuanto a la revisión de la ley sobre la bioética, que se discutirá a partir del 8 de febrero en la Asamblea Nacional, el comité exige un debate a fondo. Propone la obligación de facilitar una “información equilibrada” a las mujeres, así como contar con la participación de las asociaciones de afectados por la trisomía 21, que “podrán dar testimonio de la dimensión positiva de su existencia”.

Por otra parte, los médicos consideran indispensable recuperar la libertad de prescribir las pruebas de diagnóstico, frente a la actual generalización, que implica de hecho proponerlas por sistema a toda embarazada. Tratan de frenar una corriente social que no sólo convierte en derecho el deseo de tener hijos, sino que añade que éstos nazcan sanos.

Mientras en la esfera social se habla de integrar diferencias, sin discriminar al distinto, la exclusión prenatal opera en sentido contrario: apartarse de la normalidad genética sería una tara inhumana.

Si esto ocurre en los embarazos ordinarios, el diagnóstico preimplantacional en la fecundación in vitro se presta más aún a prácticas eugenésicas. Dentro de la parquedad informativa con que se llevan estas cuestiones, es sabido que España es el país europeo que más utiliza ese diagnóstico genético previo (2.478 casos anuales, el 37% del total europeo). En España, conforme a la nueva ley del aborto, se puede abortar hasta la semana 22 si existe riesgo de “graves anomalías en el feto”, con un dictamen de dos especialistas (Aceprensa, 15-XII-2010).

ProvidaPress 363


9 Septiembre 2010

ha | Justo Aznar, aboga por que la regulación de la objeción de conciencia en el ámbito sanitario se sustente en razones biológicas

13:52 | objecion de conciencia | Hay un 1 comentario

Muchos de los debates sobre cuestiones éticas o morales, ya sean relacionadas o no con el ámbito sanitario, se han visto alterados o mediatizados por cuestiones de carácter ideológico o religioso. Uno de estos campos es el de la objeción de conciencia, y según Justo Aznar, director del Instituto de Ciencias de la Vida de la Universidad Católica de Valencia (UCV), es necesario regularla buscando y aplicando razones biológicas que la sustenten y consoliden, además de desterrar la utilización de “moral” y “religioso” como sinónimos en este campo.

Enrique Mezquita Valencia
Justo Aznar

El primer aspecto que debe tenerse en cuenta es que “la objeción de conciencia es un derecho constitucional y no tendríamos ni que dar razones para ponerlo en práctica, sino que se debería poder ejercer simplemente porque uno lo estima conveniente”. Este derecho “se ejerce cuando hay una razón de orden moral que sustente que el ejercicio de una ley puede ir en contra de la conciencia de esa persona“.

Al sustentarse en una razón de orden moral, “hay sectores o grupos que piensan, haciendo una especie de analogía, que es de tipo religioso, pero no es así, ya que el orden moral se establece sobre las bases biológicas”. El experto ha hecho hincapié en este matiz señalando que “lo fundamental es desligar la objeción de conciencia en estos campos de una posible valoración religiosa del hecho, lo que no significa ni mucho menos que no se pueda objetar por cuestiones religiosas”.

Razones de peso

La objeción de conciencia en el ámbito sanitario puede ejercerse ante muy diversas prácticas, pero tal como se refleja en el último artículo del Observatorio de Bioética de la UCV, las más significativas son el aborto, los fármacos contraceptivos, la contracepción de emergencia, la reproducción asistida y el diagnóstico genético preimplantatorio. “El punto de apoyo para ejercerla en el aborto es obvio: la vida de un feto de 14 semanas tiene casi todas las características físicas de un adulto y realmente merece la pena salvaguardar esa vida. Además, como la ley establece las 14 semanas de gestación y en el mismo texto o en el de la ley de reproducción humana asistida se estipula que la gestación se inicia con la consolidación de la implantación, ya estamos hablando de hasta 16 semanas de vida. Basta con las nuevas tecnologías para poder observar objetivamente que estamos hablando de un ser humano”. En relación con los métodos contraceptivos antiimplantatorios, “como la vida humana se inicia con la fecundación, cualquier interrupción posterior es un hecho inaceptable”. Respecto a la píldora del día después, “los médicos y farmacéuticos tienen una base objetiva para oponerse: que termina con la vida humana. Y eso no es un criterio religioso, sino biológico”.

En relación, al diagnóstico genético preimplantacional y la reproducción asistida, “el hecho biológico que puede sustentar la objeción es la pérdida de embriones, ya que hoy en día la eficiencia de las técnicas de reproducción asistida ronda el 30 por ciento”. Otro aspecto es que “los embriones sobrantes se congelan y se guardan para experiencias que son ajenas a la dignidad de la vida humana”.

Justo Aznar se ha mostrado esperanzado ante los probables avances en la regulación. “Vamos a rebufo de las leyes europeas en estos terrenos y hay unas disposiciones que animan a los países para que establezcan normas concretas sobre la objeción de conciencia. En un tiempo no muy lejano se irán sentando las bases legales y objetivas para que esté regulada esta práctica”. Sin embargo, “no creo que esa regulación alcance a todos los temas: en el aborto es algo médica y biológicamente tan evidente que es difícil que no pueda salir adelante, pero en otros como la píldora del día después creo que no se regularán”. Según el experto, “han solventado el problema diciendo que la vida no comienza con la fecundación”.

Justo Aznar es director del Instituto de Ciencias de la Vida de la Universidad Católica de Valencia,


3 Septiembre 2010

ha | ABORTO: ¿DERECHO O PODER?

16:21 | Aborto, Ginecólogos por el Derecho a Vivir, objecion de conciencia | Hay 2 comentarios

Por Esteban Rodríguez Martín
Ginecólogo

null
El pasado 5 de julio entró en vigor en España una ley extremista que impone, en la escuela y la sanidad, una visión ideológica de la sexualidad bajo la “perspectiva de género” (sic) y que considera como un “derecho reproductivo”, exclusivo de la mujer, que el sistema público se haga cargo de la ejecución de un hijo antes del parto cuando sea juzgado como “indeseable” por su progenitora; bien por no haber sido planificado, o bien por haberse diagnosticado prenatalmente alguna anomalía o discapacidad.

Una parte del Parlamento español que representa a un sector del pueblo ha utilizado el poder de Estado para imponer una ideología mediante el dictado de una ley que otorga el poder -disfrazado de derecho-para matar a una categoría de seres humanos. Los grupos parlamentarios que han apoyado este dictado son los partidos nacionalistas y comunistas que representan a una mínima parte del pueblo español y el partido socialista que, antes de obtener la confianza de once millones de españoles para gobernar, ocultó a los ciudadanos sus intenciones.

En la cinta sobre la famosa novela de Pasternak, el Doctor Zhivago, llegando a Siberia huyendo de los comunistas bolcheviques que habían tomado Moscú, es detenido en un control de los comisarios del partido establecido en una estación de tren. Le exigen que se identifique y que diga a dónde va, pero el médico se resiste a identificarse y revelar su destino. Los comisarios le amenazan diciéndole: “¿acaso no sabe que se nos ha otorgado el derecho de arrestarle y ajusticiarle?” El Doctor, con la mirada fija y la frente alta, contesta lapidariamente: “Ustedes, ahora, tendrán el poder, pero nunca el derecho”

Nadie cuestiona el “poder” de este Parlamento, es evidente. Pero su “derecho” para decidir otorgar a la mujer el poder para matar a los hijos antes del parto y obligar a los médicos del sistema público a facilitar o ejecutar a la persona que se gesta mediante la “interrupción” de un embarazo, es mucho más que cuestionable. A menudo en los regímenes totalitarios las clases diregentes y las personas poderosas han utilizado su poder para oprimir a los más débiles.

Así las cosas, ahora, las progenitoras y la administración- a modo de comisariado político- tienen el “poder legal” para exigir que un médico facilite y mate al hijo del que están embarazadas.

El artículo 9.3 del Código de Ética y Deontología médica establece qué: “Si el paciente exigiera del médico un procedimiento que éste, por razones científicas o éticas, juzga inadecuado o inaceptable, el médico, tras informarle debidamente, queda dispensado de actuar”.

Las razones éticas y científicas están en la base de la unánime opinión de que decidir el aborto es un trauma para la mujer. Y no solo a nivel psíquico sino también a nivel físico, sexual y reproductor. Traumas que unos políticos ideológicamente escorados – y unos pocos médicos deontológicamente corrompidos- contribuyen a favorecer.

Para imponer su doctrina moral atodo el pueblo necesitan obligar a los médicos honestos y fieles a su vocación a cooperar con ellos infringiendo el artículo 4.4 de su código deontológico (el médico nunca perjudicará intencionadamente al paciente ni le atenderá con negligencia) el 27.3 (el médico nunca provocará intencionadamente la muerte de ningún paciente ni aunque éste se lo exija) o el 21.4 (al ser humano embriofetal hay que tratarlo con las mismas directrices éticas que a cualquier otro paciente) entre otros, a la vez que conculcan una serie de derechos fundamentales como el derecho a la vida, la libertad de conciencia del médico, y la libertad de los padres para educar a los hijos de acuerdo a sus propias convicciones.

No estamos muy lejos de la Rusia genocida del Doctor Zhivago que establecía sus categorías de “indeseables”, pero muchos médicos seguirán resistiendo, como nuestro colega ruso, a las tentaciones totalitarias de las clases poderosas, que fingiendo su interés por el pueblo lo oprimen. Como entonces, ahora algunos tendrán el poder, pero nunca el derecho.