jump to navigation

web por la vida


13 Junio 2014

ha | Kari Lynn: mi vida se ha visto profundamente afectada por este trauma

14:36 | Aborto, SPA | Hay un 1 comentario

Profundamente arrepentida de haber abortado al sentirse sola, la joven Kari Lynn ofrece testimonio: si ella no puede ya rectificar, espera que al menos sirva “para que otras jóvenes no cometan mi mismo error”.

Kari Lynn

REDACCIÓN HO.- Kari Lynn, lamenta profundamente haber abortado y desearía volver atrás y rectificar su decisión. La joven publicaba el mes pasado en YouTube un video, ‘My baby’ (Mi bebé), con sus registros de aborto y una imagen de la ecografía de su bebé. Ofreciendo su testimonio ahora LifeNews, espera que otras jóvenes como ella no cometan el mismo error.

Mi vida se ha visto profundamente afectada por este trauma. Sinceramente, nunca quise abortar. Yo quería a mi bebé. Pero estaba tan asustada, pensando que nadie me ayudaría… El cuidado de un bebé habría supuesto un gran cambio. Todo el mundo me dijo que el aborto es la mejor opción. Sentirse sola fue la peor sensación del mundo. Ahora me he quedado con este dolor por el resto de mi vida. Siento pesar y tristeza. Me gustaría poder volver atrás y tener a mi bebé. Cuando veo a otros bebés o niños, me recuerdan al que pude haber tenido. Enterarse de que alguien está embarazada me golpea aún más. Siento que mi bebé hubiera sido una niña. Le di el nombre de Kacey Hope.

A principios de mayo de 2010 me di cuenta de que estaba subiendo de peso. Nunca quise creer en la posibilidad de estar embarazada. El 12 de mayo 2010 mi vida cambió. Fui a la clínica de control de la natalidad de la Unidad de Salud de Londres-Middlesex, para la prueba de ITS. Durante las pruebas me hicieron un test de embarazo. Estaba esperando en una habitación. El médico entró y se detuvo: “Está embarazada”. Yo empecé a llorar y le dije: “¿Está seguro, no pueden estar equivocados?”. Él dijo: “No, usted está por lo menos de 4 semanas de embarazo”. (…)

El 13 de mayo de 2010, llamé a la Clínica de Salud de la Mujer del Hospital Victoria para reservar un aborto. Me dijeron que tenía que esperar hasta que estuviera de 8 semanas. Me fijaron un ultrasonido para el 4 de junio de 2010. Durante mi espera, comencé a sentir los síntomas del embarazo. Fue horrible. Podía ir a Internet y buscar semana a semana cómo crecía el bebé. Estaba muy fascinada. Hubo momentos en que realmente quería quedarme con el bebé. Pero el miedo se impuso. El temor de dar a luz, criar a un bebé, y la adopción… todo me asustaba. Estaba tan consumida en la preocupación y no había nadie para ayudarme. Así que seguí adelante por el camino más fácil, aunque realmente no quería demasiado.

El 4 de junio 2010 un amigo me recogió en mi casa para llevarme a la ecografía. Yo estaba sola. Esa señora puso la jalea en mi vientre y me dijo que me tumbara. Este fue mi primer y único ultrasonido. Le pregunté “¿Lo ves?” Ella dijo: “Sí, ¿quieres verlo?” Estuve de acuerdo, con algo de emoción. Giró la pantalla hacia mí, yo podía verlo. Vi la forma de la cara y la cabeza del bebé. Señaló un pequeño círculo en movimiento y dijo: “¿Ves eso?” Le dije: “Sí”. Ella dijo: “Ese es el corazón que late”. Le pregunté cómo estaba de avanzado. Me dijo que tenía 8 semanas y 4 días. Cuando llegué a casa hice un montón de ideas sobre la forma en la que podría mantener a este bebé. Se me ocurrieron muchas cosas, pero el miedo estaba siempre en mi pensamiento, el aborto era probablemente lo mejor. Incluso le pedí a Dios y le pedí que me ayudara a pensar en algo antes de que fuera demasiado tarde. Continué mirando en el ordenador lo grande que era el bebé. (…) Todas las noches, me gustaba tocar mi vientre, para ver si podía sentirle en movimiento. Empecé a sentir amor por este niño.

18 de junio 2010: el último día de vida de este bebé en mí. Fue la peor sensación en toda mi vida. Yo quería algo o alguien para que me detuviera. Me sentía tan sola. Mi amigo y yo fuimos al Hospital Victoria a las 7 AM. La cita era a las 7:30 AM. Cuando llegué allí, me llevaron a una habitación con un montón de gente. Me dieron una bata y unas zapatillas. Estuve en la cama durante una media hora, hasta que me dijeron que tomara dos píldoras blancas. Una vez que se  toman esas pastillas no se puede cambiar de opinión. Entonces me pusieron una vía intravenosa en la mano izquierda. Mientras estaba sentada allí, con mi amigo, me di cuenta de que había una gran cantidad de mujeres, sobre todo jóvenes, caminando, todas llorando. Me di cuenta de por qué, que estaban allí por la misma razón que yo. Le pregunté a mi amigo “¿Cómo es que yo no estoy llorando?”, Él me dijo que era porque estaba pensando más en mí misma que en esta pequeña dentro de mí. (…)

A las 8.30 llegó el momento de ir a la sala de operaciones para abortar. Me medicaron para que durmiera. (..) En 10 segundos me quedé dormida. Me desperté en la sala de recuperación. solo estuve dormida durante una media hora. Ya no estaba embarazada. Mi pequeña ya no está creciendo dentro de mí. Dejé que mi bebé se fuera al cielo. Dejé a mi bebé a las 11 semanas.

¿Cómo ha afectado esta experiencia aborto efectuado mi vida?

Nunca olvidaré el primer día en que vi a mi bebé. El 4 de junio 2010, mi vida cambió. Vi el corazón palpitante de mi bebé a las 8 semanas, en una pantalla de ultrasonido. Realmente lo echo de menos ahora. Lo pienso siempre, una y otra vez. Acostada en la cama, viendo el movimiento del corazón de mi bebé. Era un ser humano vivo. Yo aborté mi hijo 14 días después. El 18 de junio 2010 el corazón de mi bebé se detuvo. Una parte de mí murió ese día, y la vida después de eso nunca más será fácil. La pérdida de un hijo en un aborto atormenta.

Siento que falta algo que debería estar aquí. Sinceramente, nunca quise tener un aborto. Quería desesperadamente este niño. La idea de tener que criar a un hijo por mi cuenta sin ayuda me asustó. Entonces, tomé el camino más fácil. Ahora, la vida para mí es muy diferente a la de antes de quedarme embarazada. Lucho contra la depresión por mi decisión. Cuando veo a otros bebés y niños pequeños, me recuerda la oportunidad perdida de ser una madre para mi bebé.

A veces me asusto y pienso: ¿y si no tengo otro bebé? ¿Qué pasa si no tengo una segunda oportunidad para ser madre? Siento una profunda pérdida.

También afecta mucho mi vida de muchas maneras

He perdido amigos. (…)  La gente me dice que no debo sentir arrepentimiento. Fue mi decisión y que  debo vivir con ello. Esto de ninguna manera es una cosa fácil de llevar. Experimenté 12 semanas de una vida que crece dentro de mí. Tuve todos los síntomas del embarazo. Sé lo que se siente al llevar a un niño que me encanta el interior del útero. A veces pienso que cómo habría sido y a quién se habría parecido y sido. Tengo de hacer falsos recuerdos sobre la vida que hubiera tenido si mi bebé estuviera aquí. Yo sé que Dios me perdona y que mi bebé está en el cielo. Me reuniré con ella algún día. Siempre voy a amar a mi pequeña.


30 Julio 2013

ha | España, el aborto quirúrgico oficial en cifras desde 1985 hasta 2011

20:41 | Aborto | Escribe un comentario

D. Luis Riesgo Ménguez

Psicólogo

En 1985 el Congreso Español aprobó el artículo 417 bis del Código Penal mediante la Ley Orgánica 9/1985 que entró en vigor el 5 de Julio de este mismo año, que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en tres supuestos: “cuando peligra la vida de la madre o su salud mental”, sin límite de tiempo de embarazo, “cuando el embarazo se ha producido por violación” durante las 12  primeras semanas y “cuando el feto (bebé) presenta graves taras físicas o psíquicas” durante las 22 primeras, para evitar la llegada de un disminuido [1].

El 5 de Julio de 2010, entró en vigor en España la ley Orgánica 2/2010, de “salud sexual y reproductiva” (Ley Aído) que convierte el aborto en derecho de la mujer, que podrá realizarlo libremente durante las 14 primeras semanas de embarazo. Se amplía este “derecho” durante 22 semanas, si el embarazo produce grave riesgo para la salud física o psíquica de la madre, o el bebé presenta graves anomalías, presentando un simple informe médico. Las menores de edad, pueden acogerse a este “derecho” sin consentimiento paterno [1].

Recogemos a continuación los datos oficiales dados por el Ministerio de Sanidad:

1985                9 niños muertos que hoy tendrían 28 años

1986            467 niños muertos que hoy tendrían 27 años

1987       16.766 niños muertos que hoy tendrían 26 años

1988       26.069 niños muertos que hoy tendrían 25 años

1989       30.552 niños muertos que hoy tendrían 24 años

1990       37.231 niños muertos que hoy tendrían 23 años

1991       41.910 niños muertos que hoy tendrían 22 años

1992       44.962 niños muertos que hoy tendrían 21 años

1993       45.503 niños muertos que hoy tendrían 20 años

1994       47.832 niños muertos que hoy tendrían 19 años

1995       49.367 niños muertos que hoy tendrían 18 años

1996       51.002 niños muertos que hoy tendrían 17 años

1997       49.578 niños muertos que hoy tendrían 16 años

1998       53.847 niños muertos que hoy tendrían 15 años

1999       58.399 niños muertos que hoy tendrían 14 años

2000       63.756 niños muertos que hoy tendrían 13 años

2001       69.857 niños muertos que hoy tendrían 12 años

2002       77.125 niños muertos que hoy tendrían 11 años

2003       79.788 niños muertos que hoy tendrían 10 años

2004       84.985 niños muertos que hoy tendrían   9 años

2005       91.664 niños muertos que hoy tendrían   8 años

2006     101.592 niños muertos que hoy tendrían   7 años

2007     112.138 niños muertos que hoy tendrían   6 años

2008     115.812 niños muertos que hoy tendrían   5 años

2009     111.482 niños muertos que hoy tendrían   4 años

2010     113.031 niños muertos que hoy tendrían   3 años

2011     118.359 niños muertos que hoy tendrían   2 años

TOTAL: 1.693.083 niños muertos -datos oficiales- hasta el 2012

Es claro el progresivo aumento de abortos, por el efecto deseducativo de la ley: “Si la ley lo autoriza…no es tan malo”.

“Si no hubiera sido tan fácil no lo hubiera hecho” Madre que padece el síndrome postaborto.

¿Qué habrían aportado esos niños y niñas que hubieran cumplido 28, 27… 13…1 año, a sus padres, a sus hermanos, a sus abuelos y a una sociedad tan necesitada de ellos?

[1]. Nota de VHI: El aborto directo es un acto intrínseca y gravemente malo en todos los casos, cosa que el autor de este artículo presupone, ya que su objetivo es solamente presentar, en cifras, la matanza a mansalva de niños y niñas en España al ser legalizado este crimen.

www.vidahumana.org


28 Mayo 2013

ha | Debate #borraelaborto entre Gádor Joya y Sara Porras en Intereconomía TV

7:51 | Aborto | Hay un 1 comentario


13 Mayo 2013

ha | Así son los argumentos en favor del aborto

16:22 | Aborto | Hay un 1 comentario

Intervención de la Dra Joya en TV laSexta.


7 Mayo 2013

ha | «Si hubiera abortado a Carlota, habría llorado toda la vida?»

8:52 | Aborto | Escribe un comentario

Esther Aranda, madre de tres hijos.

¿Usted hubiera llorado solo un mes si hubiera abortado?

Habría llorado toda la vida. Siempre hubiera echado de menos a Carlota, mi hija.

¿Sin verle la cara?

No hace falta. Yo sentía salir la vida.

¿Aunque fuera una vida mínima?

Eran unas 10 semanas. Pero si hubiera abortado, jamás me habría recuperado.

No es como quitarse un quiste…

O quitarse una muela, como te hacen creer.

¿Una madre jamás se olvida del hijo abortado?

Imposible. Es un hijo, no una cosa.

Pero todo en esta vida se supera…

Un hijo no. Lo has llevado dentro. Y su recuerdo te persigue siempre. Piensas: ahora tendría 4, 5, 6 años y ya no está.

La cicatriz nunca se cierra…

No, porque es un terrible vacío: él ya no está.

Pero la gente aborta… ¿Por qué lo hace?

Por razones económicas, por soledad, por falta de apoyo.

¿Tenía motivos para abortar?

Nadie los tiene, pero yo estaba pasando un mal momento. Tenía otros dos hijos de 4 y 3 años; estaba separada; en paro; y vivía con mis padres.

Y fue a una clínica abortista.

Fui a abortar.

Pero dio marcha atrás.

Lo hice en el último momento, cuando la enfermera ya me había llamado.

¿Qué le hizo desistir?

Abrí mi monedero –no sé por qué– y vi las fotos de mis otros dos hijos. Y pensé que lo que yo llevaba dentro era su hermano.

¿Y se fue de la clínica?

Me fui, pensando que yo no podía acabar con la vida que se gestaba dentro de mí.

¿Cree usted que la madre tiene derecho a decidir sobre el feto?

No, porque es una vida distinta de la suya.

Pero la mujer es dueña de sus actos…

Pero no de un cuerpo distinto, aunque esté alojado en su útero.

¿Y si el feto viene con malformaciones, como el de la mujer de ‘El País’?

Seguiría adelante. Además, la medicina no siempre acierta…

Pero detecta malformaciones…

¿Y por eso voy a cargarme a mi hijo? Al hijo hay que aceptarlo venga como venga.

Quiere decir que…

Ninguna madre se arrepiente de haber tenido a su hijo.

¿No le da miedo?

¿Por qué? Yo me negué a hacerme la amniocentesis.

¿Compensa traer niños a un mundo de crisis, paro, guerras, injusticia?

Si no traemos vida, ¿qué esperanza queda?

¿Se conformaría sólo con suprimir la ‘ley Aído’?

Yo suprimiría toda la legislación abortista. La anterior también, por que el supuesto de la salud mental es un coladero.

¿Cree que las mujeres deben ir a la cárcel por abortar?

No. Bastante tragedia tienen. Pero sí creo que el aborto debe estar penalizado.

Qué hacemos entonces con las que abortan?

Ayudarlas económicamente. Si el dinero que el Estado dedica al aborto lo emplease en ayudar a las madres, esto daría un giro radical.

¿Por qué cree que los Parlamentos de Occidente legitiman la muerte del inocente?

Por la falta de valores. Pero es escandaloso. No existe el derecho a la muerte.

¿Qué le diría a su hija Carlota si la dejase embarazada su novio?

No creo que se planteara abortar.

¿Y si, a pesar de todo, se lo plantea?

Para eso estoy yo ahora, para educarla y hacerle ver lo maravilloso que es un hijo.

¿Defender la vida es de derechas o de izquierdas?

Es humano. No tiene nada que ver con la política o con las ideologías.

¿Cómo cree que la recordarán sus tres hijos?

Espero que valoren lo que es una madre.

Alfonso Basallo